Saltar al contenido

Teléfono Góndola

telefono gondola

Durante los años 70 y 80, la telefonía doméstica vivió una época marcada por un modelo en especial. El teléfono góndola, denominado así por su particular forma, era el tipo de teléfono que se podía encontrar prácticamente en cualquier vivienda, oficina o negocio.

¿Cómo y cuándo surgió este modelo de teléfono? ¿Qué características tenía? ¿Hay alguna curiosidad destacable sobre este teléfono antiguo, que hoy es un modelo vintage muy buscado?

El origen del teléfono góndola

Para conocer el origen de los teléfonos góndola hay que remontarse hasta los años 60. En esa época un responsable de la Compañía Telefónica Nacional de España viajó a Estados Unidos. Allí observó un modelo de teléfono diferente a los habituales, con forma alargada en la que el auricular y la base eran un conjunto.

Al llegar a España solicitó a la empresa que fabricaba los terminales que desarrollara un modelo inspirado en el norteamericano, que tuvo tanto éxito que para los años 70 algunos países de Europa lo imitaron. Y lo mejore es que al principio hubo quienes no confiaban en que este teléfono tuviera éxito.

La gama de colores iba más allá del rojo, que es el más conocido y representativo del góndola. También hubo modelos en verde, color hueso o crema y azul turquesa. Aunque el rojo brillante fue el más solicitado y el que buscan los coleccionistas de teléfonos antiguos.

Los teléfonos góndola dejaron de fabricarse a finales de los 80, aunque no ha habido un modelo tan famoso como este en la historia.

¿Cómo es un teléfono góndola?

Decimos que el góndola es porque sigue habiendo teléfonos de este tipo que aún están en uso. Otros simplemente decoran comedores y estancias de estilo retro, aunque en su día también funcionaron.

Uno de los puntos más a favor de este modelo fue lo ligero y funcional que era encajar el auricular en el cuerpo. En muy poco espacio se podía tener un teléfono completo, a diferencia de los modelos de pie que ocupan hasta 3 veces más. Incluso se podía tener en la mano durante mucho tiempo sin sentir el peso de otros.

La forma era otra característica muy particular. Para esa época, que un teléfono tuviera unas lineas tan redondeadas y un color llamativo era muy futurista.

Incorporar el dial de marcación en el auricular fue un hito. Los teléfonos antiguos tenían separado el marcador y el altavoz, mientras que con este todo estaba en una parte del teléfono.

Se pueden distinguir dos tipos de teléfono góndola. Uno era para colocar sobre la mesa, y tenía una forma más redondeada. Otro, muy habitual en la cocina, se colgaba en la pared y la forma del auricular era un poco más cuadrada en la parte superior, para facilitar el enganche y colgar de forma segura.

Un modelo, varias series

Aunque hablamos indiferentemente del teléfono góndola como uno solo, lo cierto es que hubo varios avances que cambiaron sutilmente las características. Por ejemplo, los primeros necesitaban un enchufe para que la bombilla que iluminaba el dial cumpliera su función.

En la segunda serie se eliminó la dependencia de la red, alimentando la bombilla directamente desde la línea telefónica. Fue una de las primeras aplicaciones domésticas de las bombillas led.

La tercera versión del teléfono góndola incorporó un control de volumen con el que se podía regular la intensidad del tono del teléfono al sonar.

Los góndola llegaron a Australia

El teléfono góndola fabricado en España fue uno de los modelos de más éxito internacional. En los años 80 se empezaron a vender versiones con marcación electrónica en Suecia, compitiendo con una de las marcas más conocidas aún a día de hoy, Ericsson.

Un año después se empezó a negociar con un operador australiano para exportar el góndola al otro lado del mundo. Hubo algunos problemas al principio, como que al llegar a Australia la mayoría de ellos no funcionaban bien. Se descubrió que era debido a que al desembalar las cajas se producía electricidad estática y los circuitos sufrían daños. Todos los inconvenientes se fueron solventando y también se llevaron a otros países asiáticos.

En países como Hong Kong empezaron a aparecer copias del góndola a precios muy bajos. Las primeras dejaban mucho que desear, aunque con el tiempo se fueron perfeccionando y los teléfonos góndola españoles dejaron de venderse fuera del país.

¿Cómo suena un teléfono góndola?

El sonido de un góndola es bastante característico. No solo el tono de llamada, sino también cómo suena el dial cuando se mueve al marcar los números. Dependiendo de lo lejos que esté del final del recorrido, el tiempo que suena la rueda varía, siendo el número uno el más corto y el 0 el que tarda más porque hacer un giro casi completo.

El aviso de llamada es producido por un pequeño percutor golpee una chapa al activar un imán que lo mueve muy deprisa.

Dónde comprar un teléfono góndola antiguo

En nuestra tienda online puedes comprar teléfonos góndola antiguos con los mejores precios. Nuestro distribuidor Amazon, te los mandará a casa en 24 horas con envío gratis.